Reforma de vivienda en el barrio de Lavapiés, Madrid

La vivienda a reformar estaba situada en un edificio de mediados de siglo en el barrio madrileño de Lavapiés. Era una vivienda antigua, muy compartimentada, y el cliente quería tener el mayor espacio posible, reservando una zona de trabajo.

Se optó por eliminar la tabiquería, respetando los muros estructurales. Se creó un único espacio de estar y trabajo con vistas a la calle, dejando la cocina-comedor, dormitorio y baño en la crujía del patio. El cliente quería tener un único espacio, por lo que, finalmente, se amplió el hueco de acceso a la cocina, modificándose la estructura.

Para reducir costes, no se instaló falso techo, por lo que se saneó enluciéndose el forjado superior, dejando vistas las bovedillas de ladrillo. Se pintaron en color más oscuro, para mejorar la proporción de la habitación. Las instalaciones quedan vistas, empleándose fundamentalmente iluminación indirecta. Para acentuar la zona de trabajo e incorporar la iluminación necesaria,  se redujo la altura del techo, mediante la reutilización de palés de madera suspendidos. Otro palé se reutiliza como estantería.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para la climatización se reutilizó un equipo por impulsión de aire, empleándose un conducto visto de chapa.

En la cocina y baño, para reducir costes, se empleó un revestimiento vinílico, habitualmente empleado en suelos, en lugar del alicatado, con una chapa de acero en la zona de fuego.

El mobiliario del salón se reduce a unas estanterías muy económicas, de tablero aglomerado con melamina, diseñadas para la ocasión. Las mesas son desmontables, permitiendo ampliar la zona de comedor cuando sea necesario.

Anuncios