Lo que debes saber antes de cerrar la terraza de tu vivienda

Una solución típica para aumentar la superficie de la vivienda suele ser el cerramiento de terrazas. A menudo, esta pieza de la casa suele usarse más como trastero o casi basurero, que para lo que inicialmente se proyectó, por lo que utilizarla para hacer crecer nuestra vivienda puede ser una buena solución.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que la envolvente del edificio no nos pertenece a nosotros en exclusiva, sino al conjunto de vecinos: fachadas, patios, cubiertas, terrazas de áticos, son elementos comunes de todos los propietarios, aunque algunos tengan derecho de uso y disfrute exclusivo. Por tanto, para hacer cualquier modificación en estos elementos, deberemos contar con la aprobación del conjunto de propietarios. Cerrar una terraza supone modificar la fachada, por lo que deberemos pasar por este trámite.

Como siempre, dependiendo del Ayuntamiento nos exigirán una serie de cosas u otras, por lo que antes de hacer nada, deberemos consultarlo allí.

Por regla general se nos exigirá acomodarnos a la estética del edificio, por lo que puede que nos exijan un proyecto completo de fachada donde se muestre cómo quedaría la misma si todos los vecinos la cerraran. En principio, dicho proyecto debería estar aprobado en Junta de vecinos y presentarse al Ayuntamiento para su constancia. Como, por lo general no seremos los primeros en cerrar la terraza, deberemos seguir lo que han hecho otros vecinos para acomodarnos a lo ya realizado.

Junto con el proyecto conjunto, se nos pedirá uno específico de nuestra vivienda, donde se muestre la forma del cerramiento,  medidas, características y cómo quedará la vivienda una vez realizado el cerramiento.

Es probable que el Ayuntamiento exija que estos proyectos vayan firmados por un arquitecto colegiado.

Lo más importante a la hora de cerrar la terraza es saber qué vamos a hacer con la fachada que queda detrás: si estamos obligados a mantenerla o si podemos demolerla.

Si vamos a mantener la fachada, porque lo que nos interesa es tener una pequeña habitación en lo que antes fue la terraza, debemos tener en cuenta que el cierre nos quitará luz y ventilación a las habitaciones que tenían ventanas a ella. Habrá que ser cuidadoso entonces, puesto que por ganar unos pocos metros, podemos perder una estancia agradable, luminosa y bien ventilada.

Si por el contrario, demolemos la fachada, para aumentar la superficie de las habitaciones que quedan detrás, en lo que deberemos tener cuidado es en elegir un cerramiento de calidad, con el suficiente aislamiento térmico, que impida perder calor en la vivienda, o que se condense agua en los vidrios, ya que ésta será ahora nuestra nueva fachada de la casa.

Como siempre, deberemos tener cuidado de que nuestra obra no afecte a los vecinos en la forma de evacuar el agua de lluvia, obstrucción de soleamiento, cerramientos, etc…

Anuncios